Miedo al cabello

La cetofobia es una fobia poco frecuente que provoca un miedo irracional, anormal y persistente al cabello. La palabra deriva del griego khaite, que significa “pelo suelto que fluye”, y fobos, que significa aversión o miedo. Otros nombres usados para la fobia incluyen Trichopathophobia donde tricho es griego para cabello y patógeno para enfermedad. Por lo tanto, tricopatofobia significa “miedo a la enfermedad del cabello” extrema que hace que una persona tenga miedo de quedar calva o de desarrollar problemas con el cuero cabelludo o el cabello.

Otro nombre para el miedo al cabello es Tricofobia, que es el miedo general a los “pelos sueltos” que se ven en la ropa, los muebles, el suelo, etc. La hipertrofobia es el miedo persistente y constante al cabello y está más estrechamente relacionada con la cetofobia.

Mientras que una gran mayoría de la población gasta mucho dinero y tiempo en el aseo y el cuidado de su cabello, los individuos Caetofóbicos no quieren tener nada que ver con el cabello. La mayoría tiene miedo del pelo de otras personas y, en algunos casos, incluso del pelo de los animales. Muchos Chaetofóbicos tratan de evitar a las personas con cabello grueso, denso y rizado o con estilo Afro. Otros sólo tienen miedo de los cabellos sueltos y evitan lugares como peluquerías o salones de belleza donde hay más posibilidades de encontrar cabellos en el suelo. Los fóbicos tienen literalmente un ataque de pánico a la vista del cabello, a menudo creyendo que “van a ser dañados por él”. Muchos se dan cuenta de que su fobia es irracional; sin embargo, son completamente incapaces de controlarla.

Algunas personas no dejan que otras personas se toquen el cabello (o evitan tocar el cabello de otras personas) por temor a que esto pueda causar que uno se quede calvo. También se sabe que otros fóbicos se asustan al ver el cabello blanco o gris, o incluso su propio vello corporal.

Causas de la Chaetophobia o el miedo al pelo

Los individuos cetofóbicos creen que “el cabello está sucio”. A menudo la afección está relacionada con el miedo a los gérmenes; uno siente que el cabello puede hacer que se enfermen si entran en contacto con él. El cabello también tiende a tener grasa, caspa, piojos o, a veces, infecciones micóticas. Esto lleva a las personas con mentalidad ansiosa a sentirse asqueadas o asqueadas por ello.

La pérdida de cabello también podría desencadenar el miedo al cabello en hombres o mujeres que tienen miedo de volverse calvos.

Otras causas de la cetofobia incluyen una incidencia negativa o traumática en la infancia de una persona con vello. El cerebro desarrolla un mecanismo de protección creando una respuesta condicionada cada vez que el fóbico se encuentra con una persona peluda.

A menudo, las personas que sufren de afecciones cutáneas como la dermatitis seborreica pueden desarrollar esta fobia, ya que su estado puede provocar caspa, picor en el cuero cabelludo, descamación, etc.

Las personas que están obsesionadas con la higiene y la limpieza, que a menudo rozan el trastorno obsesivo compulsivo, también son más propensas a sufrir de cetofobia. Sienten un asco extremo al ver el cabello en lugares poco probables como comida, ropa, etc.

Síntomas del miedo al cabello

Los individuos cetofóbicos presentan varios síntomas dependiendo del nivel de su fobia. Sin embargo, todos ellos experimentan una serie de síntomas emocionales y físicos que se enumeran a continuación:

  • Temblores, temblores al ver el cabello
  • Sentir náuseas, mareos o sufrir de varias condiciones gastrointestinales como diarrea, calambres, vómitos, etc.

Muchos piensan en el cabello todo el tiempo, pueden sentirse desprendidos de la realidad, o sentir que se están volviendo locos.

Algunos muestran un comportamiento de evasión: evitar a las personas con mucho pelo, o evitar salones de belleza, peluquerías, etc. A menudo se niegan a cortarse o recortarse el cabello durante meses, o pueden impedir que otros se toquen el cabello.

Algunos tienden a limpiar obsesivamente para asegurarse de que no hay pelo por ahí.

Se sabe que algunos experimentan un ataque de pánico completo: latidos cardíacos acelerados, respiración rápida, mareos, etc.

Por lo tanto, es evidente que las personas que sufren del miedo al cabello tienden a enfrentarse a muchas dificultades en la vida diaria.

Tratamiento del miedo al cabello

La cetofobia es una fobia altamente tratable; la mejor manera de superarla es a través de una combinación de medicación y psicoterapia. Hablar sobre el miedo o la repulsión hacia el cabello también es un método comprobado para superar la fobia.

Dependiendo de la gravedad de la fobia, el terapeuta podría recetar medicamentos ansiolíticos. Sin embargo, estos tienen algunos efectos secundarios, incluyendo somnolencia, etc. Por lo tanto, su uso a largo plazo está estrictamente prohibido.

La PNL o programación neurolingüística es un remedio eficaz para el tratamiento de la cetofobia. Esta terapia fue desarrollada por el Dr. John Grinder y el Dr. Richard Brandler. Implica pedirle al fóbico que describa el primer evento/memoria que condujo a la fobia. Se le pide entonces que “flote fuera del cuerpo” y que se disocie con la memoria. Se le hace creer que su yo mayor está ‘viendo una película’ de su yo más joven experimentando el trauma pero yendo a un lugar más seguro donde no hay miedo. Esta terapia de reprogramación y disociación ayuda a los fóbicos a ver nuevas perspectivas para que el sistema nervioso ya no cree una respuesta de “huir o luchar”.

Además de la PNL, la hipnoterapia, la relajación y las técnicas de autoayuda como el Yoga y la meditación también pueden ayudar a superar la Caetofobia.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: