Miedo al agua

Antes de estudiar la acuafobia en profundidad, es esencial aclarar el concepto erróneo entre los términos hidrofobia y acuafobia. Ambas condiciones no son las mismas: Hidrofobia es el término utilizado para representar el miedo al agua que se desarrolla en la etapa posterior de la rabia. La acuafobia, por otro lado, es una fobia social que se define como el miedo persistente, injustificado e irracional al agua.

Muchas personas tienen un miedo extremo al agua. Ellos evocan imágenes de morir en el agua, ahogándose, jadeando por respirar, o encontrando cosas espeluznantes e invisibles como serpientes o tiburones en el agua. A menudo, los que sufren de Aquafobia no son nadadores. Algunos fóbicos no sólo temen los grandes cuerpos de agua, lagos, estanques o ríos, muchos incluso temen que se les vierta agua corriente o agua en la cabeza.

El miedo a ahogarse es un miedo racional y lógico experimentado por muchos que no saben nadar. Los individuos de acuafobia, sin embargo, experimentan mucha ansiedad alrededor de todas las clases de cuerpos de agua que se extienden de océanos grandes a las bañeras pequeñas. Algunos ni siquiera pueden mirar una fotografía del océano sin experimentar escalofríos. Lógicamente, pocos son conscientes de que no se ahogarán en una bañera; pero son incapaces de controlar los pensamientos de muerte que surgen en sus mentes.

Causas de la Aquafobia o miedo al agua

Casi 19.2 millones de personas sufren de diferentes fobias específicas de las cuales la Aquafobia es un tipo.

Las raíces de esta fobia se pueden remontar a incidentes traumáticos anteriores con agua, en los que uno podría haberse ahogado, o haber sido empujado a un cuerpo de agua como una broma, o haberse caído de un bote o cubierta. Uno podría incluso haber sido testigo de un evento traumático como el ahogamiento o la muerte de un ser querido en el agua.

El miedo al agua a veces puede aprenderse de los cuidadores o de los padres: estos adultos pueden haber dado demasiadas advertencias cautelares al niño acerca de entrar o acercarse al agua. Un padre que le teme al agua es probable que le transmita el miedo al niño. Historias, películas, incidentes o noticias sobre ahogamientos, etc. también pueden infundir un profundo sentimiento de miedo al agua.

Las personas que no están acostumbradas al agua, como las que han crecido en zonas desérticas arenosas, son más propensas a desarrollar aquafobia.

En general, las personas que están muy ansiosas o nerviosas todo el tiempo son más propensas a desarrollar Aquafobia.

Síntomas de miedo al agua

Las personas con Aquafobia tienden a mostrar los siguientes síntomas:

  • Intentan evitar el agua a toda costa.
  • Pueden experimentar ansiedad o ataques de pánico ante la idea de enfrentarse al agua.
  • Las personas que sufren de acuafobia a menudo tienen una higiene deficiente, ya que evitan tomar baños durante largos periodos.
  • A la vista del agua, empiezan a hiperventilarse; tienen la presión arterial más alta y la frecuencia cardíaca o respiración superficial.
  • Pueden desmayarse o desmayarse al ver el agua.
  • Sudoración, temblores, llanto, temblores y otros signos de pérdida de control son comunes en los individuos aquafóbicos.

Los síntomas varían con base en el grado y extensión de la fobia. Algunos pacientes ni siquiera son conscientes de su fobia y su mente inconscientemente inventa formas creativas de evitar el agua en lugar de enfrentarse a la vergüenza o experimentar angustia emocional.

Superando la Aquafobia

En muchos casos de Aquafobia, las personas no buscan tratamiento ya que su vida diaria no se ve afectada por ello. Sin embargo, si el miedo al agua está afectando las actividades sociales y recreativas de uno, entonces uno debe encontrar maneras de reducir la angustia y superar el hecho de evitar el agua.

La terapia de exposición es la primera línea de tratamiento para tratar esta fobia. Esto es de dos tipos: exposición in vivo o virtual. En cualquier caso, el individuo está expuesto al ambiente temeroso y aprende a “desaprender su miedo” al agua.

En combinación con la terapia de exposición, los médicos a menudo prescriben ciertos medicamentos que pueden ayudar a los fóbicos a volver a aprender a reaccionar ante los miedos. Los ISRS o los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina pueden reducir los ataques de pánico. Recuerde que: los medicamentos no tienen efectos duraderos y pueden tener síntomas de abstinencia. Por lo tanto, se debe tener cuidado para evitar el uso a largo plazo.

No hay dos fóbicos iguales. Por lo tanto, los tratamientos para superar la Aquafobia también son diferentes. Afortunadamente, uno tiene muchas opciones y mucha ayuda está disponible hoy en día siempre y cuando uno la busque.

One Response

  1. King

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: