Miedo a volar

A todos nos encanta viajar y conocer nuevos lugares, pero hay una parte de los viajes que a muchos de nosotros no nos gusta: volar. Para algunos, volar es simplemente una molestia, gracias a las altas tarifas, los retrasos en el aeropuerto y la pérdida de equipaje. Pero para otros viajeros, volar es más que inconveniente; es aterrador.

¿Qué es el miedo a volar?

El miedo a volar (aerofobia) es una preocupación excesiva en los viajes aéreos. Se cree que afecta a uno de cada diez de la población, sin embargo, algunos estudios sugieren que la proporción es mucho mayor. El miedo a volar puede estar relacionado con el miedo a los aviones o puede ser un aspecto de otros problemas psicológicos como ataques de pánico, claustrofobia o trastorno de estrés postraumático. Las personas que sufren de miedo a volar a menudo sufren un aumento de la ansiedad y ataques de pánico al pensar en volar y muchos evitan viajar en avión como resultado de esto.

Aquellos con miedo a volar comúnmente caen en uno de dos grupos. En primer lugar, algunas personas temen una “pérdida de control interno”. Para estas personas, su miedo a volar proviene del miedo a perder el control de sus emociones durante el vuelo y, por lo tanto, avergonzarse frente a sus compañeros de viaje. Para otros, el miedo está asociado con factores externos como turbulencia, mal tiempo o una falla en el avión.

El miedo a volar puede ser causado por un número de factores, incluyendo claustrofobia o miedo a las alturas. Muchos pilotos temerosos sienten una ansiedad irracional de que su avión no funcionará bien y se estrellará, sin importar cuántas veces escuchen las estadísticas sobre lo seguro que es volar en comparación con conducir. Otros viajeros se preocupan por los secuestros terroristas o se asustan ante la idea de que no tienen el control de la aeronave que los transporta.




No importa por qué tenga miedo de volar, hay ciertas medidas que puede tomar para ayudar a aliviar sus miedos. Volar o no es una decisión personal que no podemos tomar por usted. Pero para aquellos de ustedes que están decididos a no dejar que esto cambie su estilo de vida, les ofrecemos algunos consejos sobre cómo superar el miedo a volar.

Cómo saber si tengo miedo a volar

Si puedes responder SÍ a la mayoría de las preguntas, es probable que te afecte el miedo a volar:

  1. ¿Tiene altos niveles de ansiedad anticipada antes de un vuelo?
  2. ¿Experimentas síntomas corporales antes y durante el vuelo, como hiperventilación, sudoración, dolor de estómago y mareos?
  3. ¿Evitas volar siempre que sea posible, y si sólo puedes volar bajo coacción?
  4. ¿Te imaginas escenas catastróficas mientras vuelas que te causan una angustia significativa?
  5. ¿Tu miedo está afectando tus relaciones o tu trabajo debido a la incapacidad de asistir a los días festivos o a las reuniones?
  6. ¿Te preocupa que puedas perder el control al volar y abrir espontáneamente la puerta del avión o llamar la atención?

Cómo superar el miedo a volar

1. Aprende qué esperar. Para muchos pilotos temerosos, aprender lo básico de cómo funcionan los aviones puede ayudar mucho a aliviar su ansiedad. Por ejemplo, comprender cómo un avión puede seguir volando incluso si falla un motor puede ayudarle a sentirse menos preocupado por el mal funcionamiento de su avión. Los auxiliares de vuelo pueden ofrecer una explicación fácil de entender de cómo los aviones permanecen en el aire, qué causa turbulencia y qué hay detrás de esos sonidos aterradores durante el despegue y el aterrizaje.

2. Familiarízate con el avión. Conocer el aspecto de su avión puede hacer que parezca un poco menos aterrador. Una vez conocimos a un piloto temeroso que puso una foto de la cabina del avión en el escritorio de su ordenador; para cuando su vuelo rodó, la imagen era familiar, no aterradora.

3. Elige un asiento de pasillo. La mayoría de las aerolíneas y motores de reservación le permiten solicitar una asignación de asiento cuando usted reserva su vuelo. Solicite un asiento en el pasillo, especialmente si es propenso a la claustrofobia; se sentirá menos acorralado por otras personas y podrá levantarse y moverse por la cabina con mayor facilidad. Esto también hace que sea más fácil evitar mirar por la ventana si esas vistas altísimas lo ponen nervioso. (Para obtener más información sobre cómo agarrar el asiento que desee, consulte Obtener el mejor asiento de avión).

4. Controla los medios de comunicación. Esto puede parecer obvio, pero vale la pena mencionarlo: Evite las películas de desastres aéreos, la cobertura noticiosa de los accidentes aéreos u otras imágenes mediáticas aterradoras. Recuerde que la gran mayoría de los vuelos llegan seguros, pero sólo los vuelos problemáticos son noticia. No dejes que eso desvíe tus impresiones de volar.

5. Piensa positivamente. En los días previos a su vuelo, es fácil dejar que la ansiedad se acumule. En su lugar, trate de concentrarse en cosas más positivas, como todas las cosas divertidas que hará una vez que llegue a su destino.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: