Miedo a los gérmenes

Myso es la palabra griega para gérmenes y Phobos significa miedo. Por lo tanto, la misofobia es el miedo excesivo y a menudo irracional a los microbios o a contaminarse con gérmenes. La misofobia también se conoce como germofobia.
Las personas con un miedo excesivo a los gérmenes creen que el mundo es un “lugar sucio”. Como resultado, siempre están lavando o limpiando. Se sabe que pasan la mayor parte del día haciendo estas actividades. También pueden gastar grandes cantidades de dinero en la compra de productos de limpieza, exponiéndose así a los productos químicos dañinos que contiene la mayoría de ellos.

Es importante notar la diferencia entre ‘ser ordenado’ y ser un misofóbico. Un individuo misofóbico se ocupa principalmente de la contaminación y la esterilización, a diferencia de una persona ordenada que sólo limpia las superficies para asegurarse de que no haya polvo.

Muchas personas con el miedo extremo a los gérmenes también tienden a pensar en los microbios todo el tiempo. Temen contaminarse por la suciedad, el polvo, la mugre o las personas que estornudan o tosen. Cuanto más a menudo un misofóbico se enferma, más probable es que crea la necesidad de limpiar. Esto puede afectar severamente el funcionamiento diario de la persona.

Causas del miedo a los gérmenes

La misofobia suele provenir de un trastorno obsesivo compulsivo u obsesivo compulsivo. El enfermo siente la necesidad de lavarse las manos con frecuencia, que es una de las características del TOC. Naturalmente, en el caso de la misofobia, la motivación para lavarse con frecuencia proviene del miedo a los microbios, a diferencia de lo que sucede en el TOC, donde es más bien una cuestión de seguir la rutina. Dicho esto, se sabe que la mayoría de los pacientes sufren de ambas afecciones. Por lo tanto, es necesario realizar una evaluación médica completa para determinar si se trata de Miofobia o TOC.

Se cree que la herencia y la genética tienen una fuerte relación con el miedo a los gérmenes. Los niños con un padre o cuidador obsesivo-compulsivo tienen más probabilidades de convertirse en misófobos.

Además, un evento traumático (personal o presenciado) en el pasado o incluso un evento aleatorio puede desencadenar la Miofobia.

Los medios de comunicación, aprender sobre los gérmenes en la escuela o enfermarse después de entrar en contacto con gérmenes puede reforzar la creencia de uno sobre los microbios hasta el punto de que el individuo aprende a temer excesivamente a los gérmenes.

Síntomas de Miofobia

Dependiendo del nivel de miedo, se pueden observar diferentes síntomas en el individuo.

Los síntomas físicos de un ataque de pánico (en lo que se percibe como la presencia de gérmenes) tales como temblores, sequedad de boca, sudoración, náuseas, latidos cardíacos rápidos e irregulares, etc., se observan en personas que sufren de un miedo excesivo a los gérmenes. Es probable que el paciente también se entregue a comportamientos o acciones irrazonables como:

  • Lavar con frecuencia y en exceso.
  • Negarse a usar los baños públicos.
  • Evitar todo tipo de actividades sociales o lugares que incluyan entrar en contacto con personas o animales “gérmenes”.
  • Negarse a compartir artículos personales como peines, cepillos o alimentos con cualquier persona.

Gradualmente, el individuo puede imponerse muchas restricciones a sí mismo, incluyendo negarse a tocar las perillas de las puertas directamente o a estrechar la mano de alguien, así como a usar constantemente productos como desinfectantes para manos o jabones, los cuales, en grandes cantidades, son (paradójicamente) conocidos por hacer que uno sea más propenso a las infecciones. Por lo tanto, la misofobia puede afectar gravemente a las actividades profesionales, sociales y familiares de una persona.

Tratamiento para el miedo a los gérmenes

Se recomienda una combinación de terapias para tratar fobias como la misofobia y trastornos de ansiedad como el TOC. Estos incluyen medicamentos, terapia cognitivo-conductual, exposición y terapias de desensibilización gradual, así como entrenamiento de relajación.

La terapia de exposición consiste en ayudar al fóbico a volver a aprender a encontrar los gérmenes gradualmente hasta que sea capaz de abstenerse de lavarse las manos. Los individuos también aprenden a concentrarse en técnicas calmantes y a desarrollar la habilidad de permanecer en un “ambiente contaminado” sin tener un ataque de pánico.

Las terapias cognitivas conductuales ayudan a la persona con miedo a los gérmenes a cambiar su actitud y sus pensamientos sobre ellos. Esto implica escribir pensamientos negativos y positivos como “Me temo que moriré de gérmenes” a “A veces los gérmenes son saludables y útiles para nosotros” y así sucesivamente. Luego se les pide a los pacientes que decidan sobre las creencias que son más saludables y útiles para ellos.

Los gérmenes son una parte necesaria de nuestras vidas y para una persona con miedo excesivo a los gérmenes; la vida puede ser muy estresante y complicada. Sin embargo, hay esperanza y muchas opciones de tratamiento que pueden ayudar a sanar completamente de la misofobia.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: