Miedo a los espacios abiertos

La agorafobia o miedo a los espacios abiertos es el miedo irracional a tener un ataque de pánico (o ansiedad) en un lugar del que puede ser difícil escapar. Antes de que aprendamos sobre las causas, los síntomas y el tratamiento de esta fobia, veamos primero algunos mitos asociados con ella y los hechos reales.

Mitos sobre la agorafobia

Muchas personas que sufren de agorafobia en realidad prefieren los espacios llenos de gente que quedarse solos en casa. La mayoría de estos pacientes pueden tener síntomas más leves de Agorafobia. Si uno está encerrado en su casa durante meses o años, entonces su Agorafobia puede ser clasificada como extrema. Como se mencionó anteriormente, se sabe que algunos individuos temen a las multitudes mientras que otros las prefieren.

Miedo a los espacios cerrados sin agorafobia, sólo claustrofobia (el miedo a los espacios cerrados) – Se sabe que muchos individuos con agorafobia también temen a los espacios cerrados, pero también pueden tener otros síntomas de miedo.

La agorafobia es el miedo a los espacios abiertos y a los lugares públicos– Más que el miedo a estar en un espacio abierto, la fobia tiende a temer un “síntoma-ataque”, un torrente de síntomas y sensaciones con los que no puede lidiar.

La agorafobia es siempre un miedo al ataque de pánico – En la agorafobia, no es sólo el “pánico” lo que uno teme, sino varios otros síntomas. Por ejemplo, una persona puede sentir náuseas en un espacio lleno de gente y temer no poder llegar al baño a tiempo para vomitar. Así, el enfermo puede “aprender a sentir o esperar sentir algo perturbador” en una situación particular y por lo tanto tratar de evitar las situaciones tanto como sea posible.

Causas de la agorafobia o el miedo a los espacios abiertos o abarrotados

No hay una sola causa para el miedo a los espacios abiertos o abarrotados. Los investigadores creen que un número de factores físicos y psicológicos podrían ser responsables de esta fobia.

  • En la mayoría de los casos, un “trastorno de pánico” subyacente puede ser responsable de la agorafobia. Un trastorno de pánico se caracteriza por un miedo intenso e irracional que puede hacer que el enfermo pierda el control, llore, tiemble y tenga pensamientos sobre la muerte. En su mente, el enfermo entonces vincula el ataque a situaciones y luego trata de evitar esas situaciones por completo.
  • Una investigación también está sugiriendo una posible relación entre el uso de tranquilizantes a largo plazo o pastillas para dormir con la agorafobia.
  • Los individuos con dificultad de orientación y equilibrio espacial (o aquellos con funciones vestibulares más débiles) también se sabe que experimentan el miedo extremo a los espacios abarrotados o abiertos.
  • Una historia de abuso de alcohol o drogas, experiencias traumáticas de la niñez, cambios recientes en la vida tales como muerte, divorcio, dificultades en las relaciones, guerras, explosiones, terremotos, etc., pueden causar miedo a espacios abiertos o atestados.

Síntomas de agorafobia

Los síntomas de esta fobia se pueden clasificar en síntomas físicos y psicológicos.

Síntomas físicos:

  • Hiperventilación o respiración rápida o superficial
  • Sensación de asfixia o dificultad para deglutir
  • Sudoración
  • Sacudidas y temblores
  • Náuseas y otros malestares gastrointestinales
  • Mareos o aturdimiento
  • Zumbido o zumbido en los oídos

Síntomas psicológicos:




  • Miedo de perder el control o volverse loco
  • Miedo a morir
  • Sentirse ‘irreal’ o separado de uno mismo
  • Sentimientos de depresión, temor o ansiedad
  • Tener baja autoestima o baja confianza en sí mismo

Tratamiento de la agorafobia

Es esencial tratar la agorafobia desde el principio, ya que, si no se trata, puede tomar una forma más grave e incluso deprimir o suicidar al enfermo.

Existen varias opciones de tratamiento para lidiar con el miedo a los espacios abiertos o llenos de gente. De estos, es mejor confiar en las técnicas de autoayuda en lugar de tomar medicamentos, ya que estos últimos pueden tener síntomas de abstinencia y otros efectos secundarios.

Técnicas de autoayuda para tratar los síntomas de pánico

  1. Respirar lentamente y contar hasta diez mientras repite la palabra ‘relax’ de manera calmada y calmante. Esta es una de las técnicas de autoayuda recomendadas por expertos que han demostrado ser altamente efectivas en el manejo de los síntomas de pánico.
  2. Exponerse lentamente a los propios miedos y también anotar las cosas que hacen que uno sienta miedo. Esto puede resultar difícil al principio, pero poco a poco se puede superar el miedo a los espacios abarrotados o abiertos.
  3. Educarse a sí mismo – Hay muchos libros y estudios de caso disponibles en línea y fuera de línea que pueden inspirar a uno a luchar contra su agorafobia.

Aparte de estos métodos de autoayuda, también se puede optar por la TCC/conducta cognitiva o la terapia conductual, las imágenes guiadas, la consejería, la terapia de conversación y la terapia de grupo. Dar pequeños pasos es la clave para superar el miedo a los espacios abiertos.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: