Miedo a los caballos

La equinofobia es un miedo extremo a los caballos. La palabra se deriva de la palabra latina ‘equus’ que significa caballos y fobias que es ‘miedo profundo o pavor’.

Se sabe que casi el 8% de las personas en todo el mundo sufren de diversas fobias animales (Zoofobia). Sigmund Freud ha descrito la equinofobia en detalle en su histórico artículo sobre “Little Hans” (Análisis de una fobia en un niño de cinco años) basado en el joven equinófobo Herbert Graf. Cuenta la historia de un niño que desarrolló la fobia después de ver a un caballo de tiro tirando de una carga pesada derrumbarse en la calle. El niño describió más tarde que tenía “mucho miedo de las anteojeras delante de los ojos de los caballos, así como de la región negra que rodea las bocas de los caballos”.

Otra persona famosa que sufre del miedo a los caballos es el actor Robert Pattinson.

Causas de la equinofobia

Las fobias animales de varios tipos son más comunes en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, en casi todos los casos, la fobia se desarrolla a partir de un evento negativo o traumático en el pasado que está relacionado remotamente con los caballos.

Un niño que ha sido mordido, pateado, arrojado o pisoteado por un caballo enojado recordará para siempre el dolor o la sangre alrededor de los caballos hasta bien entrada su edad adulta. Los caballos también tienen dientes y penes muy grandes que pueden parecer aterradores para las mentes jóvenes.

Los expertos también creen que muchas fobias específicas o animales tienden a ser hereditarias. Un padre que muestre miedo a los caballos podría, sin saberlo, transmitirlo al niño. Los factores genéticos como las insuficiencias suprarrenales también pueden llevar a que se presenten fobias.

Una catástrofe, un accidente o una enfermedad que está estrechamente relacionada con los caballos puede llevar a temerlos de forma permanente.

Los caballos salvajes pueden ser criaturas grandes, atemorizantes e impredecibles. Tienen fuerza muscular y velocidad de su lado, lo que intimida a algunos humanos. El actor Christopher Reeves, de la fama de Superman, quedó paralizado de cuello para abajo después de haber sido arrojado por un caballo. Los informes de noticias de incidentes similares vistos en la televisión/medios de comunicación, etc., pueden causar que las personas que ya están muy nerviosas o ansiosas desarrollen un miedo intenso y persistente a los caballos.

Síntomas de miedo a los caballos

La mayoría de los casos de equinofobia no causan ningún problema en la vida del enfermo. Sin embargo, en casos extremos, este miedo puede ser bastante debilitante, especialmente cuando es imposible para el individuo evitar el objeto de su miedo.

Algunos equinófobos presentan los siguientes síntomas físicos y emocionales:

  • Pánico o ataques de ansiedad
  • Respiración rápida, frecuencia cardíaca acelerada
  • Sudoración
  • Temblores, mareos, desmayos
  • Huyendo a la vista de los caballos
  • Llorar, gritar o ponerse histérico
  • También puede haber malestar gastrointestinal en forma de náuseas, vómitos, diarrea, etc.

Es probable que los niños pequeños que tienen esta fobia sean objeto de burlas o burlas por parte de sus compañeros. Con frecuencia, la fobia va acompañada de otros trastornos de ansiedad y fobias.

Tratar y superar la equinofobia

Una de las terapias más efectivas para tratar la equinofobia es la terapia cognitiva conductual. Es una forma de psicoterapia que consiste en cambiar los patrones de pensamiento inadaptado en la fobia.  A través de esta terapia, los individuos aprenden a adoptar una postura abierta, atenta y más consciente y a acercarse al objeto de su miedo, en este caso, los caballos.

Leer y aprender sobre los caballos también puede ayudar a los fóbicos a darse cuenta de que su miedo es irracional. Los caballos, al menos los bien criados y domados, son generalmente inofensivos. Las estadísticas también muestran que normalmente no dañan a los seres humanos siempre y cuando se tomen las precauciones necesarias al manipularlos o montarlos. Películas como El hombre que susurraba a los caballos también muestran cómo el personaje principal habla con los caballos de una manera suave y tranquilizadora para ayudar a la equinófoba a superar su miedo.

Otra terapia eficaz para superar el miedo a los caballos es la desensibilización gradual/sistemática. Consiste en aclimatarse lentamente a los caballos mirando sus fotos, pensando en ellas y progresando gradualmente hasta tocarlas o montarlas.

Estas son algunas maneras de tratar y superar la equinofobia de una vez por todas.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: