Miedo a las serpientes

Los humanos tienen muchos miedos. El miedo a las serpientes u Ophidiophobia es la segunda fobia más común en el mundo. Se cree que casi 1/3 de los humanos adultos tienen un miedo intenso a las serpientes.

La mayoría de las personas con ophidiofobia pueden llevar una vida normal, ya que no tienen que enfrentarse al objeto de sus miedos en circunstancias normales. Sin embargo, para las personas con Ophidiophobia severa, la mera mención, o una imagen de una serpiente en los libros o en la televisión puede llevar a una intensa respuesta de miedo, cuyas reacciones pueden incluso incluir ataques cardíacos y la muerte.

Causas del miedo a las serpientes u ofidiofobia

Las serpientes son criaturas fascinantes que siempre han tenido mitos asociados con ellas. Estos mitos son la razón principal por la que los humanos les temen. Esto y el hecho de que algunas serpientes son mortales y venenosas y pueden llevar a la muerte probablemente han llevado a la ophidiofobia.

Las siguientes son las causas de la ofidiofobia:

  • La ignorancia y la falta de educación es una de las razones más comunes por las que los humanos temen a las serpientes.
  • Un episodio traumático en el pasado, como pisar accidentalmente una serpiente o ser mordido, siseado o amenazado de otra manera por las serpientes, puede haber conducido a la ophidiofobia.
  • Ver o ser testigo de un incidente en el que otra persona, un amigo cercano o un miembro de la familia fue siseado o mordido por una serpiente también puede causar temor a las serpientes.
  • Los informes de los medios de comunicación y los programas de televisión también pueden llevarnos a creer que las serpientes siempre son peligrosas y conducen a la ophidiofobia.
  • Los rasgos genéticos, los antecedentes familiares con personas ophidiofóbicas, etc. también pueden llevar a otros miembros de la familia a tener un miedo intenso a las serpientes.
  • La evolución es otra razón detrás de esta fobia. Muchos psicólogos evolutivos explican la Ophidiophobia como una “respuesta de asco” a las serpientes que siempre han estado asociadas con la muerte, enfermedad o veneno.




Ofidiofobia es una parte de zoofobia, un término genérico para el miedo a los animales. Algunos casos de zoofobia son más fuertes en la infancia y desaparecen en la edad adulta. En otros casos, la fobia persiste y permanece incluso en la edad adulta.

Síntomas de miedo a las serpientes

Se han descrito los siguientes síntomas de Ofidiofobia que pueden ser categorizados como mentales, físicos o emocionales:

  • Ansiedad incontrolable, especialmente cuando uno está a punto de ser expuesto a las serpientes
  • Sentir que uno debe hacer cualquier cosa para evitar las serpientes
  • Gritar, llorar o experimentar la dificultad de respirar, o temblar o temblar violentamente cuando uno se encuentra con serpientes, sus fotos o imágenes en la televisión, etc.
  • Sentirse ansioso o experimentar un aumento de la frecuencia cardíaca cuando se lo lleva a lugares donde pueden estar presentes las serpientes.
  • El miedo a las serpientes puede afectar la vida normal de una persona, especialmente cuando evita los zoológicos o los hogares de sus amigos donde hay serpientes mascota. Los ofidiofóbicos se niegan a abandonar sus hogares en lugares que tienen una alta población de serpientes.

Tratamiento para el miedo a las serpientes

Si usted o alguien que usted conoce está experimentando un miedo irracional a las serpientes, puede investigar una o más de las siguientes opciones de tratamiento:

  1. Desensibilización y reprocesamiento – Esta terapia es efectiva para tratar experiencias traumáticas pasadas que podrían haber causado la Ophidiophobia. Ayuda al paciente a vencer su miedo haciéndole mirar imágenes de serpientes y gradualmente le permite sostener pequeñas serpientes. Esto ayuda al individuo a superar el miedo y a avanzar en la vida.
  2. TCC o terapia de conducta cognitiva – La conducta cognitiva o reestructuración ayuda al individuo a identificar sus patrones de pensamiento que se encuentran detrás del miedo a las serpientes. Al paciente se le hace escribir los pensamientos de por qué le teme a las serpientes. Estos incluyen pensamientos como: “las serpientes son viscosas”, “son peligrosas y tienen la habilidad de matar humanos” y así sucesivamente. Escribir estos pensamientos puede ayudar al ofidiofóbico a identificar patrones que conducen al miedo, la ansiedad y el estrés. Los pacientes también aprenden a reemplazar sus asociaciones negativas con creencias positivas. Esto, a su vez, puede ayudar a disminuir el miedo.
  3. Técnicas de relajación– Estas incluyen meditación, respiración controlada, conteo y reafirmaciones positivas cuando se enfrentan con imágenes de serpientes. La mejor parte de estas técnicas es que uno puede adaptar sus propias soluciones y ayudarse a sí mismo a superar el miedo a las serpientes.
  4. Consejería individual o terapia de grupo – Hablar acerca de los propios miedos puede ayudar a liberar sentimientos negativos mientras se presentan estrategias para lidiar con su fobia.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: