Miedo a las agujas

La tripanofobia o e miedo a las agujas es una fobia muy real que afecta a cerca del 3,5 al 10% de la población mundial. Consiste en un miedo irracional o excesivo a las agujas, pinchazos o inyecciones. Mientras que la mayoría de las personas, especialmente los niños, temen ser vacunados o que se les tomen muestras de sangre, en el caso de las personas con miedo extremo a las agujas, la idea de vacunarse desencadena una respuesta inmediata de ansiedad.

En casos muy graves de tripanofobia, la evitación, la ansiedad o la angustia asociadas con la afección pueden interferir con la rutina diaria, el funcionamiento ocupacional o las relaciones sociales y personales.

Causas del miedo a las agujas

Antes de discutir las causas comunes de la tripanofobia, es esencial distinguir entre el miedo normal de la niñez y el miedo real a la fobia a las agujas. Llorar, hacer berrinches, aferrarse, congelarse en los niños antes de una inyección es un comportamiento común en los niños preescolares, pero no interferirá con sus actividades diarias. Sin embargo, en los adultos, la fobia puede llevar a problemas de comportamiento, así como a síntomas extremos de evitación y ansiedad.




Los médicos tienen varias explicaciones para el miedo a las agujas:

  • Las inyecciones son generalmente desagradables para la mayoría de las personas. En caso de tripanofobia, la persona puede tener una memoria dolorosa o una experiencia aterradora con su primera inyección. Para un niño, recibir una inyección de un médico, un extraño, es en sí mismo aterrador. Es incapaz de entender por qué los padres no lo protegen del dolor.
  • Los padres, abuelos y cuidadores también pueden ser responsables de infundir miedo a las agujas en el niño. A menudo se utilizan afirmaciones como: “Aléjate de las agujas infectadas, puedes contraer una enfermedad”, o “sé valiente cuando te pones la inyección”, etc., que pueden llevar a tener pensamientos temerosos sobre las agujas.
  • Si un adulto significativo en su vida muestra el miedo a las agujas, entonces el niño lo aprende sin saberlo.
  • Un niño podría haber visto a un pariente anciano recibir una inyección y luego morir más tarde. Esto forma una asociación desagradable entre las agujas y la muerte.
  • Recibir malas noticias, como dar positivo en una enfermedad grave después de un análisis de sangre o la muerte de un familiar o amigo cercano mientras ve agujas al mismo tiempo, puede provocar temor a las agujas.
  • Sacar sangre, sentirse débil o tener un aumento en la frecuencia cardíaca son algunas de las asociaciones negativas con las agujas. Algunos individuos simplemente se preocupan de avergonzarse a sí mismos al desmayarse y por lo tanto tienden a evitar las agujas por completo.

Síntomas de Tripanofobia o miedo a las agujas

Los síntomas del miedo a las agujas pueden ser físicos o psicológicos:

  • Sentirse desmayado, desmayarse al ver o pensar en agujas
  • Tener un aumento de la frecuencia cardíaca o de la presión arterial
  • La falta de aliento, la boca seca, los temblores y las náuseas son algunos síntomas físicos más de la tripanofobia.
  • Es probable que se presente un ataque de pánico completo cuando la persona teme no poder escapar de las agujas.
  • Los pensamientos e imágenes aterradores sobre las agujas, la muerte, el dolor, etc. nos llevan a ser incapaces de distinguir entre la realidad y la fantasía.





Aparte del miedo a las agujas, muchos individuos tripanofóbicos temen todo lo relacionado con la sangre.

Tratamientos disponibles para superar el miedo a las agujas

Como en el caso de otras fobias, la tripanofobia puede superarse mediante la desensibilización sistemática. Este proceso implica la exposición gradual a las agujas de modo que, con la repetición y la práctica, el proceso de obtener una inyección pierde su poder “causante de ansiedad”. Esta terapia puede ser autoadministrada o puede recibir ayuda de un terapeuta.

La terapia conductual y la terapia cognitiva conductual son otras técnicas que ayudan a manejar los pensamientos y respuestas negativas a las agujas y las inyecciones. Las estrategias implementadas aquí incluyen escribir pensamientos temerosos y convertirlos en pensamientos positivos, etc.

Otra terapia altamente beneficiosa que surte efecto en muy poco tiempo es la hipnoterapia clínica individual. Estas sesiones inducen una profunda relajación en el paciente y ayudan a explorar las raíces de la fobia. Las técnicas de visualización pueden ser utilizadas para enfrentar el miedo de una manera positiva.

También se recomiendan técnicas de autoayuda como la respiración profunda, la meditación y la relajación muscular para superar la tripanofobia.

El miedo a las agujas es una fobia que afecta a muchas personas. Sin embargo, no es necesario que tome control sobre la propia vida y se pueden utilizar ejercicios y prácticas simples para superarla.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: