Miedo a la caída

El miedo a caerse o Basifobia es conocido por diferentes nombres como Basofobia, Fobia a caerse, Fobia a caminar, Fobia a pararse, etc. Está estrechamente relacionado con otras fobias como la ambulofobia o la stasibasifobia o la stasifobia, que es el miedo a caminar o a estar de pie, la batiofobia, que es el miedo a las escaleras o a las pendientes pronunciadas, y la barofobia, que es el miedo a la pérdida de gravedad.

En casos extremos de Basifobia, el individuo se niega a caminar o a moverse. Experimenta un ataque de ansiedad cada vez que uno se enfrenta a la idea de caminar. Uno se niega a recibir terapia física aunque su cuerpo esté realmente preparado para ello. Este miedo puede afectar severamente el funcionamiento diario de uno y dependen de sus cuidadores para las tareas diarias.

Causas del miedo a las caídas

Una persona que experimenta el miedo extremo a caerse ha sido lesionada o inmovilizada debido a un accidente o enfermedad. Artritis, Bursitis, Tendinitis, etc. son algunas de las condiciones que pueden causar dolor intenso al caminar. Aunque el cuerpo está curado, la mente de los fóbicos sigue careciendo de confianza.

El miedo a la desmineralización ósea, a un ataque reciente de parálisis, etc. también puede llevar a la basofobia.  El individuo experimenta pensamientos negativos de dolor insoportable que la mente ha aprendido a desarrollar como respuesta y se hace difícil desaprender estos pensamientos.

Aparte de las experiencias traumáticas, un individuo también puede desarrollar Basifobia debido a la herencia o predisposiciones genéticas. Muchas veces, una insuficiencia suprarrenal también puede llevar a esta fobia.

Muchos pacientes de edad avanzada con la enfermedad de Parkinson severa experimentan temblores o sacudidas que conducen a caídas y dolorosos huesos rotos. Tienden a desarrollar Basifobia debido a estas experiencias dolorosas.

Los anuncios de dispositivos de alarma de emergencia (hechos para los ancianos) a menudo representan a personas mayores que se han caído y que no pueden levantarse. Esto puede infundir temor en las mentes de una persona mayor que vive sola, especialmente si es propensa a la ansiedad o si está “muy nerviosa”. Las películas y los informes de noticias sobre la muerte de personas de edad avanzada debido a malas caídas también pueden infundir el miedo a las caídas.

Una persona discapacitada atada a una silla de ruedas puede haber visto a otra persona discapacitada tratando de ponerse de pie y caerse, lo que también puede infundir un profundo temor en la mente del observador.

Personas de todas las edades pueden desarrollar esta fobia. Es común en individuos que trabajan en la industria de la construcción o incluso en profesionales del deporte donde uno podría haber enfrentado una lesión debilitante mientras estaba en andamios colocados a gran altura o durante un juego. Esto puede llevar a la traumatofobia que alimenta el miedo a la caída.

Síntomas de Basifobia

Una persona con Basifobia experimenta una ansiedad profunda e incontrolable ante la idea de caminar o estar de pie.

Muestra ansiedad, irritabilidad y enojo hacia la familia o seres queridos que los animan a caminar.

Los síntomas de ansiedad incluyen temblores, llanto tembloroso, sudoración, agarrarse a algo a lo que agarrarse, ataques de pánico, etc.

Otros síntomas físicos son la frecuencia cardíaca rápida, respiración superficial, dolores en el pecho y palpitaciones. El individuo trata de usar estas excusas para evitar caminar o estar de pie.

Muchos pacientes terminan en la cama debido a su condición y como resultado pueden ser incapaces de usar el baño o hacer otras tareas necesarias. Dependen completamente de los cuidadores.

Muchos pacientes entienden que su miedo es irracional pero son completamente impotentes para superarlo.

Superar la Basifobia

La fisioterapia es la solución más efectiva para superar el miedo a estar de pie o caminar. Otras terapias mentales incluyen la terapia de conversación, la consejería y la TCC o la terapia cognitiva conductual, que se pueden utilizar en combinación con la fisioterapia.

La hipnoterapia también puede ayudar a llegar al fondo del miedo para ayudar al individuo a volver a aprender a’responder’ a su miedo.

La familia y los seres queridos juegan un papel importante en alentar y aumentar la confianza y la moral de la persona que experimenta tal miedo.

También se pueden tomar muchos medicamentos para superar la ansiedad relacionada con esta afección. Sin embargo, estos tienen varios efectos secundarios y sólo son efectivos a corto plazo en lugar de ser una solución a largo plazo.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: