Miedo a la asfixia

Los pacientes con Pseudodisfagia se quejan de la incapacidad para tragar pero no tienen ningún síntoma físico que explique su condición. La palabra Pseudodisfagia viene del griego Phagophobia donde “phagein” significa comer y “phobos” significa miedo, aversión o miedo profundo. Otros nombres para esta fobia incluyen sitophobia donde sito es griego para comida.

La pseudodisfagia es un miedo antinatural e irracional a asfixiarse o a tragar que hace que una persona crea que se enfermará o morirá si trata de comer alimentos sólidos. La naturaleza de la dificultad que estos pacientes enfrentan cuando se trata de tragar varía dependiendo del nivel de su miedo: algunas personas sólo pueden comer trozos muy pequeños de alimentos bien lubricados, mientras que otras tienen miedo de beber líquidos o de tragar pastillas o tabletas. Naturalmente, hay pérdida substancial de peso en esta fobia y es una condición debilitante que puede interferir con la vida diaria.

¿Cuáles son las causas del miedo a la asfixia?

Como con la mayoría de las fobias específicas, la Pseudodisfagia también comienza con una experiencia negativa relacionada con la ingestión de alimentos. Cuando era niño, la fobia podría haberse ahogado, vomitado o haber tenido una “respuesta vergonzosa” después de ingerir ciertos tipos de alimentos. El cerebro crea entonces la misma respuesta que un mecanismo defensivo cada vez que uno se enfrenta al pensamiento de comer. Por ejemplo, un paciente recuerda asfixiarse (cuando era niño) con una moneda de 25 centavos después de que se alojó en su garganta. Perdió el conocimiento y se puso azul y recuerda temer comer alimentos sólidos como filetes, carnes, cápsulas, píldoras (cualquier cosa dura o masticable) después del incidente.




Los psiquiatras también creen que la mayoría de las personas con el miedo extremo a la asfixia generalmente están ansiosas o sufren de otros trastornos psiquiátricos como depresión, hipocondría, agorafobia o tienen una predisposición general a ataques de pánico.

El miedo a la asfixia también se enumera a menudo junto con la sensación de Globus (una condición que aparece y desaparece cuando el paciente siente que hay un nudo en su garganta que le impide comer). Sin embargo, las dos afecciones son diferentes; la sensación de glóbulo es más común y ocurre cuando los pacientes típicamente están sufriendo de infecciones de oído, nariz y garganta que los hacen temer que podrían ahogarse o vomitar después de comer.

Síntomas de Pseudodisfagia

La Disfagia Psicógena conduce a muchos síntomas psicológicos, el más importante de los cuales es la deglución ineficiente o desorganizada. Otros síntomas del miedo a la asfixia incluyen:




  • Evitar los alimentos, especialmente la ingestión de píldoras, tabletas y alimentos duros y masticables
  • También se observa comportamiento oral anormal, incluyendo movimientos anormales de la lengua, sensación de presión en la garganta y queja de sensación de globo.
  • La desnutrición y la pérdida de peso son efectos secundarios comunes de esta fobia.
  • Dificultades generales para respirar, tragar y otros problemas como la frecuencia cardíaca elevada, sentirse mareado, tener pensamientos temerosos de morir, desmayarse o avergonzarse frente a otros son síntomas comunes de la Pseudodisfagia.
  • Las pesadillas acerca de ahogarse con dulces, cacahuates u objetos indelebles también tienden a mantener despiertos a estos pacientes durante la noche.
  • Algunos se niegan a comer delante de otros pensando que tragar hace “ruidos desagradables”.
  • Huelga decir que esta fobia es una condición debilitante que afecta la vida normal de los pacientes.

Superar el miedo a asfixiarse

Los expertos recomiendan adoptar un enfoque multidisciplinario para superar el miedo a tragar. Esto incluye profesionales de los campos de la psiquiatría, la otorrinolaringología, la radiología y la gastroenterología.

Se ha comprobado que la terapia de alivio de la aversión es muy efectiva para tratar el miedo a la asfixia. En esta medida extrema, el paciente recibe un ligero choque en los dedos hasta que traga. Para obtener alivio, el paciente no tiene otra opción que tragar el alimento, ya que el choque cesa sólo después de la acción de tragar. Esto ha mostrado buenos resultados ya que muchos pacientes han progresado a un ritmo normal de deglución después de 8-10 sesiones de terapia de aversión.

La terapia de desensibilización es otro tratamiento comprobado y efectivo para los pacientes que tienen el miedo extremo a la asfixia que lleva a pesadillas recurrentes. Esta terapia a menudo se utiliza junto con depresores de lengua en la parte posterior de la garganta para ayudar a los pacientes a superar su ansiedad por tragar.

También se pueden realizar sesiones de relajación antes de comer. Estos incluyen respiración profunda, visualización positiva y/o meditación guiada. Estos métodos de autoayuda junto con la terapia conductual y la desensibilización gradual son muy útiles para superar la Pseudodisfagia o el miedo a ahogarse.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: