Miedo a Halloween

Samhainophobia es el miedo a Halloween o el miedo al festival de los muertos. El término Samhainophobia se origina en “Samhuin”, que significa fin del verano. El festival de Samhain fue celebrado por los celtas por marcar la transición entre el verano y el invierno. La palabra Samhuin tiene raíces gaélicas irlandesas, escocesas y generalmente significa “Toda la víspera de la santificación”.

Muchas personas, especialmente los niños, son conocidos por estar aterrorizados de Halloween. Mientras que los países occidentales han hecho de Halloween un divertido festival en auge de negocios para los fabricantes de dulces y vendedores de mercancías de Halloween, para los individuos con mentalidad ansiosa puede ser un tiempo angustioso. En octubre, la gente y las tiendas comienzan a decorar sus patios con esqueletos, zombis malvados y otras cosas realmente sangrientas. Naturalmente, para los niños que sufren de Samhainofobia, no es un momento feliz. Muchos se niegan a dormir solos o pueden ser incapaces de expresarse sólo reaccionando en forma de rabietas, llantos o gritos.

Causas de la Samhainofobia o el miedo a Halloween

La samhainofobia puede ser desencadenada por diferentes factores. Sin embargo, la razón más importante es un episodio negativo o traumático relacionado con Halloween.

Tan pronto como la gente y las tiendas empiezan a mostrar artículos de Halloween, las mentes ansiosas crean una respuesta de fuga o pelea – es la manera en que el cerebro protege al individuo de más noticias negativas o traumas. Esta sensación de ansiedad se acentúa cada vez que el individuo ve una casa o tienda decorada con exhibiciones de fantasmas, brujas y máscaras de miedo.

El miedo de Halloween a menudo se relaciona con el miedo a las arañas o la aracnofobia, ya que las arañas o telarañas se utilizan a menudo para las decoraciones de Halloween.

Golpear en las puertas de extraños para pedir dulces también puede ser una causa de ansiedad para algunos niños. Algunos de ellos podrían haber sido “engañados en lugar de ser tratados” – el trauma causado por ese episodio podría haber infundido miedo de por vida acerca de Halloween. A menudo, los padres pasan mucho tiempo enseñando a sus hijos a no ir a casas extrañas o a hablar con personas desconocidas. En la noche de Halloween, animan al niño a hacer precisamente eso. Esto puede confundir al niño y aumentar su ansiedad por los extraños.

Halloween también se celebra generalmente por la noche o cuando está oscuro afuera. Un niño temeroso de la oscuridad puede ser extremadamente reacio a salir al aire libre, pero puede ser coaccionado por sus padres o hermanos.

También se cree que Halloween es una época en la que los “espíritus vagan libremente por la tierra”. Una persona que tiene un miedo terrible a los fantasmas también podría desarrollar Samhainofobia en esta época del año.

A menudo las personas con ansiedad social o miedo a actuar antes de los grupos podrían desarrollar un miedo a Halloween, ya que se ven obligados a participar en actividades sociales en contra de sus deseos.

Halloween es también una época para tallar calabazas pegajosas y en caras de miedo. Mientras que algunos niños pueden estar emocionados por hacerlo, encenderlo con una vela puede crear un efecto misterioso que lleve a la reacción opuesta en el niño.

Por último, la cultura popular, los programas de televisión y las películas como Halloween (donde un asesino trastornado va a una matanza en la noche de Halloween), todo podría sumarse a este miedo.

Síntomas de miedo a Halloween

Algunos niños pueden no ser capaces de expresar sus temores sobre Halloween claramente y los padres a menudo los ignoran como irracionales o tontos. Sin embargo, el miedo a Halloween es una fobia muy real que los padres deben tomar en serio. Hay muchos síntomas físicos y emocionales de esta fobia. Estos se ven normalmente más cerca del festival e incluyen:

Ataques de pánico: náuseas, mareos, frecuencia cardíaca acelerada, respiración rápida, etc.

La mera referencia a Halloween podría hacer que el niño se sienta aterrorizado. Puede tener un ataque de ansiedad completo: gritar, tratar de huir o esconderse, negarse a dormir solo, evitar las tiendas/casasas que exhiben cosas de Halloween, negarse a ir a la escuela, evitar el truco o trato, temer a la oscuridad, etc.

Superando el miedo a Halloween

Los padres deben entender y reconocer la ansiedad del niño sobre Halloween en lugar de ignorarla. Deben tratar al niño con mucha paciencia. Deben tratar de averiguar qué es lo que está causando el miedo del niño y luego tratar de evitar esos factores desencadenantes. Los padres no deben forzar al niño a hacer truco o trato, pero deben tratar de hacer las cosas más fáciles para el niño eligiendo salir durante el día, o evitando que las tiendas y centros comerciales tengan exhibiciones aterradoras.

Si los niños están teniendo pesadillas sobre Halloween, los padres deben tratar de consolarlos y asegurarles que es sólo un sueño. Si es necesario, se debe buscar ayuda profesional de un psiquiatra.

En el caso de los adultos con Samhainophobia, es importante desensibilizarse gradualmente a los factores desencadenantes. Esto se puede hacer pensando en el objeto del miedo, o viendo fotos de demonios, brujas/ghosts o tratando de visitar el pasillo de las tiendas con mercancía de Halloween hasta que uno pueda hacerlo sin tener un ataque de pánico.

Hablar con amigos, familiares y terapeutas entrenados también puede ayudar a superar el miedo a Halloween de una vez por todas.

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: